¿Qué huella quieres dejar?

Pbro. José Luis González Santoscoy

Un día que estaba en un retiro de jóvenes, un chavo se me acercó quejándose de todo lo negativo que veía y detestaba de su papá. No toleraba ninguno de los errores que su padre cometía y lo juzgaba duramente. Le pregunté ¿Qué haces tú para que tu papá cambie de actitud? No me supo responder nada, sólo se volvía a quejar. Le conté la siguiente historia:

Un anciano muy pobre se dedicaba a sembrar árboles de mango. Un día se encontró con un joven que le dijo: ¿Cómo es que a su edad se dedica a plantar mangos? ¡Tenga por seguro que no vivirá lo suficiente para consumir sus frutos! El anciano respondió tranquilamente: Toda mi vida he comido mangos de árboles plantados por otros. ¡Que los míos rindan frutos para los que vivan después de mí!
Con su explicación el anciano dijo, habitamos en un universo en el que todo y todos tienen algo que ofrecer, los árboles dan algo, también los ríos, la tierra, el sol, la luna y las estrellas. ¿De dónde, pues, esa ansiedad por tomar, recibir, juntar y acumular sin dar nada a cambio? Todos podemos dar algo, por pobres que seamos. Podemos ofrecer pensamientos agradables, dulces palabras, sonrisas radiantes, conmovedoras canciones, una mano firme y tantas otras cosas que alivien a un corazón herido. Yo he decidido dar mangos, para que otros que vengan después que yo los disfruten. Tú jovencito, preguntó el anciano, ¿has pensado en lo que quieres dar?

Siempre es mucho más fácil quejarnos de los demás que asumir nuestra propia responsabilidad de lo que hacemos. Exigimos mucho a los demás, pero damos poco o casi nada. Queremos siempre vernos beneficiados de otros, pero no somos generosos en la entrega de nosotros mismos a los demás, ¿qué estamos dando para sanar las heridas de los otros?
Dos actitudes que dañan bastante son el egoísmo y el conformismo. Somos muy egoístas cuando no queremos compartir lo que somos o lo que tenemos y sólo pensamos en nuestro beneficio. O bien, cuando somos apáticos y conformistas, y queremos que los otros hagan y resuelvan los problemas, pero nosotros no queremos mover ni un dedo.
Ánimo, salgamos de nuestra mediocridad, dejemos de juzgar y de criticar a los demás. ¿Qué tipo de huella quieres dejar en el mundo?

Facebook: Padre José Luis
González Santoscoy

Enciendete2

Compartir en Google Plus

About El Evangelio del día

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario