Teuchitlán en júbilo por su hijo Obispo

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Para agradecer el don del ministerio episcopal de Mons. Engelberto Polino Sánchez, recientemente consagrado como Obispo Auxiliar de Guadalajara, el domingo 29 de abril, se llevó a cabo, en su natal Teuchitlán, Jalisco, una Misa a la que asistieron, al igual que el día de su ordenación, cerca de 4 mil personas.

“Chonito” está contigo
La cita fue a las 7 de la tarde, pero desde las 6, los danzantes y los charros a caballo, así como cientos de personas en las banquetas, esperaban en la entrada principal a Teuchitlán la llegada del primer Obispo oriundo del poblado.
Entre cohetes, banda y ante la presencia de la imagen de Nuestra Señora del Pueblito, traída de San Juanito Escobedo, en la región Valles de Jalisco, llegó hasta el templete colocado en la plaza de Teuchitlán, en la calle Hilarión Romero Gil, la imagen más venerada, la del Señor de la Ascensión, un Cristo de pasta de caña del Siglo XVI, patrono muy amado por la comunidad, a quien los nativos cariñosamente llaman “Chonito”.
En punto de las 7, inició la celebración Eucarística, en la que acompañaron a Mons. Polino sus dos compañeros Obispos Auxiliares, también recién consagrados, Fray Juan Manuel Muñoz Curiel y Mons. Héctor López Alvarado, además del Sr. Obispo Javier Navarro Rodríguez, hoy Obispo de Zamora, y quien ordenara sacerdote a Mons. Polino en esa misma plaza el 1 de junio de 1997.
Concelebraron también, los sacerdotes de la parroquia del Señor de la Ascensión, así como una veintena de presbíteros amigos y compañeros de Mons. Polino, entre ellos el padre Antonio Flores Flores, quien bautizara y diera el sacramento de la Primera Comunión al hoy Obispo Auxiliar, habiendo llegado como párroco a Teuchitlán en 1965.

EDIT (2)

Permanecer unidos a Cristo
La prédica estuvo a cargo de Mons. Javier Navarro quien refirió que en estos tres nuevos Obispos Auxiliares, el señor Cardenal José Francisco Robles Ortega tendrá tres nuevos cirineos, tres nuevos servidores para apoyarle en su tarea de dirigir la Iglesia de Guadalajara.
Aseguró que Dios da pastores según su corazón.
Respecto a la liturgia del día, dijo que la Palabra nos invita a permanecer unidos a Jesucristo como la rama al árbol para que podamos fructificar. “Si no permanecemos unidos a Cristo nos secaremos, seremos arrancados y hechos arder”, señaló.
Añadió que hay que estar unidos al Obispo en armonía para entonar un himno de alabanza a Dios, lo cual manifiesta la unión y la fraternidad de los católicos unidos a su Obispo, de esta manera tenemos la garantía de estar injertados en Cristo para producir mucho fruto.
Dijo que el motivo de la celebración era dar gracias al Dios providente por el don de estos tres nuevos Obispos que necesitan nuestra oración y nuestro afecto.
La fiesta del pueblo

EDIT (3)

El jueves 26 de abril, Mons. Engelberto Polino Sánchez, Obispo Auxiliar de Guadalajara visitó su última parroquia, San Bernardo, en la que estuvo durante los últimos 7 años. Fue recibido en las calles Enrique Díaz de León y Plan de San Luis, para de ahí partir en procesión hasta el templo.
Pasadas las 8 de la noche presidió la Celebración Eucarística que concelebraron 10 sacerdotes: los que sirven en San Bernardo, entre ellos el padre Ernesto Sánchez Muñoz nuevo párroco, así como algunos sacerdotes de las parroquias vecinas y compañeros y amigos de generación.
La predicación corrió a cargo del padre Eduardo Gómez Becerra, quien dijo conocer al señor Obispo desde hace 33 años que entraron al Seminario.
Estuvieron presentes, amigos y familiares de Mons. Polino.
Al término de la Misa, el Obispo Engelberto agradeció a los asistentes y al párroco sucesor, y se encomendó a San Bernardo y a la Virgen de Zapopan, imagen que presidió la celebración, y dijo, le ha acompañado paso a paso su ministerio episcopal que apenas comienza.
Posteriormente, se tuvo la quema de un tradicional castillo y una cena en el Salón de los Espejos, para agradecer y festejar el servicio que Mons. Polino prestó en la comunidad, así como para convivir con él de manera cercana.

Al término de la Misa Mons. Polino agradeció a Dios, a sus papás, abuelas, hermanos, cuñados, tíos, y sobrinos. A sus formadores; maestros, catequistas, vecinos y amigos que le han aportado de su amor y de su sabiduría. A todos los sacerdotes, al Papa por el nombramiento, al señor Cardenal José Francisco Robles por haberlo aceptado como colaborador; al señor Obispo Javier Navarro por haberlo ordenado y acompañarlo en esta ocasión, a sus compañeros Obispos Auxiliares; a toda la vida consagrada. A sus compañeros de generación y a todos los fieles laicos, principalmente a los de las comunidades en las que ha estado pues le han motivado en su constante respuesta vocacional.
Dijo que Jesús nos ama como somos por lo que exhortó a los presentes a no maquillarse el corazón y mostrarse tal y como son.
Finalmente se refirió a los retos actuales que enfrentamos como sociedad pero dijo que a la luz del Evangelio podemos ser luz, sal y fermento en nuestro mundo.
Después de la Misa hubo una verbena popular en la que los anfitriones, los pobladores de Teuchitlán, ofrecieron antojitos mexicanos a todos los asistentes. 

Compartir en Google Plus

About El Evangelio del día

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario