Homilia DOmingo 12º t.o. (B)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 
 

(Is 49,1-6) "Te hago luz de las naciones"
(Hch 13,22-26) "Viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias"
(Luc 1,57-66.80) "Empezó a hablar bendiciendo a Dios"

Homilía con textos de homilías pronunciadas por S.S. Juan Pablo II

--- Juan, testigo excepcional
Con la festividad de San Juan la Iglesia nos presenta la figura de un testigo excepcional de Cristo. En realidad, el deber del testimonio corresponde a la vida de todo cristiano, pero empeña de modo especial al sacerdote.
Juan Bautista fue testigo de la venida del Mesías al mundo y del inicio de su obra salvífica en medio del pueblo de Israel.
--- El sacerdote, testigo de Cristo resucitado
El sacerdote está llamado a ser testigo de Cristo resucitado, que invisible pero realmente está presente en su Iglesia, comprometida en llevar el anuncio del Evangelio a todas las gentes. Para que dicho testimonio sea eficaz, el sacerdote debe creer, sin titubear, que Cristo ha vencido la muerte y se ha convertido en el centro de una nueva humanidad.
A veces se presenta la religión cristiana como una religión de pura resignación, de pasiva aceptación, lo que disminuiría al hombre, o también se le suele presentar como una religión exclusivamente centrada en el sufrimiento, lo que oscurecería el horizonte del pensamiento y de la vida humana. Por el contrario, la religión de Cristo resucitado es un anuncio de vida, que desarrolla con la vida nueva de Cristo todas las energías de la persona, y testimonian que el sufrimiento es el paso hacia una gloria superior.
El acontecimiento de la Resurrección es lo que dona a la religión cristiana su auténtico rostro. Ciertamente no suprime la necesidad que tiene el cristiano de revivir la cruz de Cristo y de sufrir incluso un triunfo provisional de las fuerzas del mal. El mismo acontecimiento de Juan Bautista, víctima de la valiente proclamación de la ley de Dios ante los poderosos de la tierra, es iluminar al respecto: eliminado por Herodes en la oscura prisión de Maqueronte, él es honrado hoy en todas las partes del mundo. La humillación de su aparente derrota ha dejado paso a la gloria del triunfo. En verdad -como decía de él Jesús- el Bautista ha sido y es todavía “lucerna ardens et lucens” (Jn 5,35).
--- Confianza en la victoria del Salvador
También el sacerdote debe vivir esta certeza, confirmando en el ejercicio de su ministerio la confianza en la victoria del Salvador sobre las fuerzas del mal. Él tendrá, por lo tanto, una mirada optimista sobre el mundo, contando con la acción secreta de la gracia redentora y superando con la fuerza de su esperanza todas las decepciones y las sorpresas desagradables.
El sacerdote todos los días debe abrirse a la alegría que Cristo resucitado quiso fuera definitiva para el destino humano, para que con ella superara toda tristeza y toda prueba. Este testimonio de alegría es lo único que está en sintonía con la Buena Nueva, que solo puede ser anunciada como mensaje de felicidad.
Compartir en Google Plus

About El Evangelio del día

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario