El Brief: Más tiempo para los hijos en España; 332 desaparecidos en Guatemala por el volcán; cristianos perseguidos en Nigeria

Familia

¡Buenos días, actuallers! Estas son las historias más destacadas al comenzar este viernes 6 de julio, santos María Goretti, virgen y mártir; Ciríaca; Rómulo, diácono; Pedro Wang, mártires; Sísoes, eremita; Paladio, obispo. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo en tu buzón. España. Los Presupuestos Generales del Estado para 2018 han entrado en vigor este jueves, y con la nueva ley, también empieza a aplicarse la ampliación del permiso de paternidad y maternidad. Desde este jueves 5 de julio, las madres y los padres españoles disfrutarán de cinco semanas de permiso retribuido, una más que hasta ahora. Podrán beneficiarse de esta semana adicional aquellos progenitores cuyos hijos nazcan desde este jueves 5 de julio, pero no los que hayan sido padres antes de esta fecha. La decisión de ampliar el permiso es consecuencia del acuerdo de investidura del presidente Mariano Rajoy, al que llegaron en 2016 el PP y Ciudadanos. (Andrea Peña, para Actuall) Guatemala. El número de personas desaparecidas tras la erupción del Volcán de Fuego se elevó el miércoles, de 197 a 332. En un comunicado de prensa, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres dijo que el número subió, “luego de revisar 176.144 registros de diferentes entidades y verificar los listados de personas que se encuentran en los albergues habilitados”. El Volcán de Fuego, ubicado entre los departamentos de Escuintla, Chimaltenago y Sacatepéquez en la zona sur y centro del país, hizo erupción el 3 de junio, dejando 113 personas fallecidas, de las que han sido identificadas 85. (Associated Press) Nigeria. Los obispos del país han alertado del riesgo de un nuevo genocidio, como en Ruanda, esta vez contra los cristianos. Los ataques de pastores de la tribu de los fulani, islamistas, contra pueblos de mayoría cristiana se han incrementado. Solo en el Estado de Benue, casi 500 personas han sido asesinadas, convirtiendo lo que antes era un problema de índole económica –pastores que atacan a labriegos– en un conflicto religioso. El obispo de Gboko, Amove Avenya, ha hecho un llamamiento a la Comunidad Internacional: “No cometan el mismo error que se hizo con el genocidio en Ruanda. Que estaba a la vista de todos, pero ninguno lo paró.” (Juan Robles, para Actuall) SELECCIÓN DE ACTUALL Jordan Peterson y la batalla de los pronombres, por Francisco José Contreras. El autor de este artículo es catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla. El profesor Contreras glosa aquí el pensamiento de Jordan Peterson, profesor de Psicología de la Universidad de Toronto, considerado por algunos como “el intelectual público más influyente del mundo”. El profesor Peterson –lo define nuestro autor– “es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de la muerte civil, mantiene enhiesta la bandera de la resistencia”. La ‘mala educación’ del Gobierno, por Teresa García-Noblejas. La autora analiza los planes del nuevo Gobierno de España en materia de Educación. A su juicio, “tres son los indicios que nos señalan por dónde va a ir la enseñanza ideológica del nuevo Ejecutivo. La clave está en los ‘valores cívicos’.” CORRESPONDENCIA Salomón y el Reino de las Autonomías En el famoso episodio bíblico conocido como el juicio de Salomón, se cuenta que ante el sabio rey se presentaron dos mujeres que se disputaban la maternidad de un bebé. Al no encontrar modo de conocer cuál decía la verdad, ordenó que le trajeran una espada, que partieran en dos al niño y que dieran la mitad a cada mujer. Tras oír la brutal sentencia, una de ellas, conmovida en sus entrañas renunció a su pretensión, suplicando al rey que no mataran al niño, y que se lo dieran a la otra. Sin embargo, esta otra decía: «Que no sea ni para ti ni para mí; que lo partan». Observando ambas reacciones, Salomón comprendió que la mujer que renunciaba a que lo partiesen era la auténtica madre del bebé, y ordenó: «Dad a la primera el niño vivo; no lo matéis. Ella es su madre».  Este episodio salomónico recuerda demasiado a las continuas reclamaciones –al precio que sea– de los políticos nacionalistas. Pero, con la diferencia de que aquí serían los supuestos hijos quienes se disputasen, no tanto a la madre, sino su patrimonio. Salomón se encontraría que, si ofreciera el descuartizamiento de la madre para satisfacer las exigencias de estos hijos, éstos consentirían en que la matasen, si con ello satisfacían sus pretensiones. El buen rey tendría que concluir que ninguno de ellos se portaba como un auténtico hijo. Y quizás sería entonces cuando utilizase la espada.  Miguel Ángel Loma Pérez ¿La muerte es el final? Yo creo que después de la muerte habremos de dar a Dios cuenta de nuestra vida y que no volvemos a la nada sino a la vida eterna.  Cada día nos despachamos los noticiarios con reseña de las personas que han fallecido de forma violenta y el correspondiente aviso de que el ayuntamiento donde vivía cada uno decreta tres días de luto.  De los que mueren de enfermedad o de vejez en el hospital o en su casa quizás se enteren los vecinos de su bloque de pisos y sus familiares, a veces, encargarán una misa en la parroquia. Unos y otros pasarán al olvido. La muerte es la única realidad de la que tenemos certeza: si estoy vivo tendré que morir. Podremos alargarla gracias a médicos y tratamientos durante algún tiempo pero al final moriremos sin remedio. También puede acortarla cada cual si se suicida o comete excesos o pueden acortárnosla con la eutanasia que ahora pretender promocionar. Seguramente preferimos no hablar de ello. Para no asustar a la gente los curas cada vez predican menos sobre la muerte, ni siquiera en los entierros en los que, con frecuencia, lo que se hace es un panegírico del muerto, dando por supuesto que Dios lo habrá perdonado. Pero la realidad que yo percibo es que la gente no cree en la existencia de Dios, o vive como si no existiera, y tampoco cree que haya otra vida en la que habremos de dar cuenta de lo que hicimos en ésta. Más bien piensan que después de la muerte volveremos a la nada, lo cual me parece horrible que tengan el mismo destino los asesinos que sus víctimas, los culpables que los inocentes. No creer en la existencia de un Dios que nos pida cuentas tiene la ventaja de creernos libres para decidir sobre lo bueno o lo malo, sin reglas ni prohibiciones, salvo las que nos impongan las leyes decididas por los políticos, que se creen con poder para legislar cualquier cosa, siempre que tengan votos suficientes, como por ejemplo la ideología de género, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la educación para la ciudadanía por encima de los padres, la legalización del aborto o la promoción de una sexualidad sin compromisos o gravar con impuestos a todos los ciudadanos para gastar sin freno ni control, ni eficacia. El Libro de la Sabiduría escrito antes de Cristo reflexiona sobre el hecho inevitable de la muerte y naturalmente de la vida y dice que los impíos llegan a la conclusión de que si todo acaba con la muerte, “comamos y bebamos que mañana moriremos”lo cual desencadena el egoísmo brutal de aprovechar la vida al máximo, según quiera o le apetezca. En cambio los justos, los que creen en Dios, saben que están en sus manos y no les alcanzará tormento alguno. Para los creyentes, los que tienen fe, los que escuchan el evangelio de Jesucristo, la muerte no es el final como dice la canción que se canta en el ejército, la muerte es el principio de la verdadera vida, la que no tiene fin y en la que gozaremos de la presencia de Dios.  Mucha gente vive sin esperanza y trata de gozar de esta vida que se acaba a cambio de lo que sea, pero puede perder la otra, la que no se acaba, simplemente por dejarse arrastrar por la multitud de los que anuncian las bondades de un mundo mejor que nos traerá la falsa democracia, la falsa libertad, la falsa idea de que no necesitamos a Dios para nada. Francisco Rodríguez Barragán Propuesta ‘Ulises’ Estimados señores de ‘Actuall’: Pensando en la problemática de los inmigrantes que llegan a las costas de Europa, pensé en un solución que he denominado “Ulises”.  Copio y pego aquí el cogollo de lo pensado (en este enlace, más extenso el comienzo): … por un lado veía el asunto como alguien "egoísta" ("Aquí no hay sitio para más", etc.) y por otro me parecía que lo de las chalupas es un drama que afecta a personas. Quien se mete en una de ellas sabe que su vida está en juego, y también la de sus seres queridos; y lo hace porque no le queda otra, porque en su país las cosas no andan bien y, si lo de la patera es una apuesta donde la posibilidad de que salga mal es el 85%, el emigrante viene de un sitio donde la posibilidad de que salga todo mal es del 99,9%. El margen puede ser estrecho... pero existe. Propongo tres cosas conjuntas, como las patas de una mesa. Creo que la mesa no sería estable si faltara una de las patas: 1) crear centros de enseñanza (y no de internamento); 2) crear un listón de exigencia alto y 3) reclutar a la gente en los países de origen. Voy a explicar las tres cosas: 1. En cualquier país europeo hay profesiones más o menos demandadas. Algunas de ellas no requieren ser un as de las matemáticas ni nada parecido, como ser camarero o peón de obra. Pero prácticamente todas implican dominar la lengua del país. Basándose en un estudio del mercado y sus necesidades, crearía centros de enseñanza obligatoria compuestos por internos, de cara a conseguir lo que un nacido en el país tiene por defecto. Y durante un tiempo, ponle seis meses. Por ejemplo: una persona llega de Turkeistán y desea tener todos los derechos de un nacido en el país. Viendo sus capacidades (pongamos que es analfabeto) se le mete en un curso para ser camarero. Es un curso avanzado, como para salir de él siendo el mejor camarero del mundo. Solo el 70% de los estudiantes lo aprueban y pasan a la siguiente fase. El que falla, es devuelto a su país (aunque NO ha perdido el tiempo en su experiencia y algo habrá aprendido que le sirva a la vuelta). Y durante el tiempo que está aprendiendo tiene la obligación de vivir en el centro de internamiento (en plan militar, sí) y de hablar con sus compatriotas (no con la familia más cercana) la lengua local. Puede tener como puntos, como en el carnet de conducir. ¿Habla en su lengua con compatriotas? Se le restan puntos ¿No duerme en el centro de internamiento? También se le restan. ¿Tiene demasiados pocos puntos o negativos? Pues a casa, no puede acceder al país durante un tiempo. Los "centros de internamiento" contemplarían albergar familias, separar por sexos, escuelas para los niños, etc. Además, comida diaria. Si la persona es un intelectual de su país, el curso sería otro: de programación, de enseñanza de su lengua, de laboratorio de la universidad, etc... 2. Crear un listón de exigencia alto: ya lo he comentado en el punto anterior: el que no pase de los estándares puestos, que no implican más que trabajar duro, es enviado de vuelta. ¿Y si solo es un miembro de la familia y los demás si pasan? Habría que ver cada caso, aunque existiera una compensación por otros miembros de la familia, dicha compensación no sería absoluta. Una cosa es aprobar con un 4 y otra con un 2. 3. Reclutar en los países de origen: la gran lacra de todo este número son los muertos y los mafiosos que se aprovechan de la desesperación de otros. Creo que se podrían crear centros de reclutamiento en los países de origen, de forma de que todo el que quiera entrar legalmente en el país pueda hacerlo. En el ejemplo de antes, habría  un centro de reclutamiento en un pueblo perdido de Turkeistán (no en la capital) o en un par de pueblos. Nadie está obligado a ir, pero el centro paga el billete (no tiene por qué ser en avión), ficha al que quiere ir legalmente y juega en limpio con los dos puntos anteriores. Cualquier familia se mataría por una oportunidad así. Cualquier trabajador también: ¿6 meses aprendiendo el idioma y un oficio y luego ya está? Solo los que no quieran trabajar legalmente huirían del sistema. Lo de acoger los barcos de inmigrantes están muy bien... pero solo son tiritas ante un problema acuciante. Gracias, y un saludo. Tomás de Zárate Elecciones en México Pobre de mi país, esperamos lo peor, porque Andrés Manuel López Obrador ha mentido hasta el cansancio, y la ignorancia le ha creído, como siempre, y también está la corrupción, que nos persigue, a pesar de que luchamos contra ella muchos. Compra de votos, mentiras, etcétera. María Teresa México En la edición anterior, uno de nuestros suscriptores, Roberto Grao Gracia, de Zaragoza, contribuyó al debate sobre el futuro de la basílica del Valle de los Caídos. Varios lectores aportan sus réplicas. Es el caso, por ejemplo, de Santiago Vilas, de Madrid: ¡Muy buenos días! […] Disiento con muchos puntos de la carta de don Roberto Grao Gracia. En primer lugar, la Basílica del Valle de los Caídos ha sido aceptada como símbolo de reconciliación por la inmensa mayoría de españoles. Prueba de ello es que casi ningún familiar de caído republicano ha pedido retirar a su deudo. En segundo lugar, el caudillaje de Franco se ajustó lo más posible a un Estado de Derecho, a pesar de las condiciones excepcionales en las que comenzó. En tercer lugar, fuera de las condiciones especiales de campaña, imposibles de controlar por el Gobierno Central, es cierto que se aplicaron penas de muerte; pero siempre tras un juicio en que se aplicaron las máximas garantías posibles y con un criterio de aplicarlas sólo en casos extremos que, desgraciadamente fueron demasiado frecuentes, dada la comprobada crueldad de muchos de los procesados. Atentamente. Santiago Vilas Francisco Mateos, de Tres Cantos (Madrid), sobre el mismo debate: El señor Grao expone en su carta conceptos que no son ciertos.  No hubo "muchos republicanos, socialistas y comunistas fusilados sin juicio"; sí hubo muchas sentencias a muerte que no se cumplieron, pasando a cumplir penas en la cárcel y no mucho tiempo (por ejemplo Don Julián Marías, tal como narra en sus memorias).  La excepción de los ajusticiamientos no fueron por las adscripciones políticas, sino por crímenes atroces cometidos en la retaguardia […] El que Franco gobernara 36 años no excluye que hubiera reconciliación, pues sí la hubo. Miles de personas volvieron del exilio sin ser perseguidas (tuve familiares en esas condiciones). La Basílica fue y es un monumento de reconciliación y en la construcción trabajaron presos redimiendo días de pena por uno de trabajo, y en las mismas condiciones que los trabajadores libres, tanto en sueldo como en condiciones de trabajo.  Hay que añadir que las familias de los presos fueron a vivir con ellos en el poblado construido para los trabajadores y que muchos presos, terminada su condena, pidieron seguir trabajando allí. Le recomiendo que lea el libro de Alberto Bárcena "Los presos del Valle de los Caídos" […] Francisco Mateos Tres Cantos (Madrid) Envíanos comentarios, pistas de noticias y críticas a brief@actuall.com. Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook. ¡Que pases un buen día! El Brief de Actuall PD. Recuerda que este sábado recibirás en tu buzón la Historia de la Semana seleccionada por la directora de Actuall, Rosana Ribera de Gracia.

La entrada El Brief: Más tiempo para los hijos en España; 332 desaparecidos en Guatemala por el volcán; cristianos perseguidos en Nigeria aparece primero en Actuall.

Compartir en Google Plus

About El Evangelio del día

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario